En lo normal…


Hace rato no paso por acá, simplemente falta de tiempo como el resto del mundo.  Me da tristeza ser una mamá normal de nuevo, ya saben, de esas que trabajan fuera de casa y llegan cansadas a ver a sus hijos, de esas que no tienen tiempo para nada, si, de esas mamás que hasta las perrhijas se volvieron extrañas.

Voy a organizarme -lo que significa que tendré que despertarme al menos una hora mas temprano, 4am- para no dejar de hacer  lo que me gusta, como escribir en el blog y en las paginas, leer un poco y hacer ejercicios.

Volver a ser una mamá normal va contra mis reglas pero no contra todas mis necesidades y las de mi familia, hay que pagar cuentas y darle de comer a los hijos por ejemplo, pero necesito comprometerme con la mujer que hay en mi y seguir con lo que me gusta, no puedo olvidarme, mucho menos defraudarme.

 

 

 

 

 

 

 

No se nace mujer, se llega a serlo…


Te veo verme, te veo verme y no conocerme. Te acostumbraste a mis errores, a mis fallas y ausencias. Te quedaste con la vieja yo, te fascinaste con ella. Te quedaste con la que no se defendía, la que prefería callar por miedo a sus errores antiguos. Te enamoraste tanto de la que se equivocaba una y otra vez que para defenderse bajaba la cabeza, que ahora te asusta esta fuerza.

Te tengo nuevas noticias, esa mujer que cometió todos esos errores aquí esta, siempre conmigo, recordándome que debo ser cada vez mas fuerte y mas consciente cada día de la fuerza que un error te da. Esa mujer que se avergonzaba de sus metidas de pata aquí sigue, viva, ansiosa y orgullosa de vivir como madre y como mujer. Esa mujer que te avergonzaba aquí esta, dentro de mi, avergonzada de vos por creerte  mejor madre que yo, por pensarte intachable.

Esta mujer que soy ahora aprendió a cantar con sus errores, a encontrar la música de cada falla para poder bailar mejor en esta vida. Esta mujer que esta aquí ahora saber vivir y sacar lo positivo de cada “mala experiencia”. Esta que está aquí prefiere no conocerte, no saberte mujer, no mirarte amiga, no sentirte hermana.

La experiencia me implora que te perdone, que entienda que te falta mucho por vivir, me pide que me defienda con dignidad pero también me ruega verte como una batalla poco merecedora de mi tiempo. Por eso hoy te escribo y no te nombro para sacarte de mi y dejarme libre de ti. La vida te traerá a mi el día que seas madre y entendás lo que es ser mujer de verdad.

Marzo, 28 de 2016.

Más Madres Presentes…


Mas de una vez me pasó que  pasaba la semana y sin ver a mis hijos mas que en las mañanas antes de despacharlos para el colegio. No es fácil cuando se es madre soltera y no se tiene otra opción ¡hay que trabajar! y si es doble turno, mucho mejor! Pero mis hijos estaban literalmente abandonados. Fue entonces cuando deje a un lado mi vida social y decidí quedarme con las amistades que me buscaran y aceptaran mi nuevo estilo de vida.

No podemos olvidarnos de nuestras prioridades, nuestros hijos e hijas que están en casa esperando por nosotras.  Esto no quiere decir que vas a dejar de trabajar, solamente  que debes organizar mejor tus prioridades.

Encontré estos siete puntos de Kendrith Rodriguez – Coach Aliado en ViveSmart –  razones que indican que sos una Madre Ausente:

1 – Sales a trabajar y regresas y tus hijos están durmiendo

Debemos tener cuidado con esta parte, he escuchado casos de hijos que sienten mayor cercanía con su nana que con sus propios padres, ojo con esto – es un tema de trabajo o es un tema de prioridades?.

2 – Prometes y no cumples

Si algo he aprendido es que nuestros hijos no olvidan, tienen una memoria brillante para las cosas que prometemos, en la conferencia de padres presentes hago mucho énfasis en “Prometer menos y Sorprender más” .

3- Nadie te conoce en la escuela

Los maestros y compañeros de clases de tus hijos te conocen? Han visto tu cara? Es importante que apartemos tiempo para ir a la escuela, conocer los amigos, conocer los maestros…. Que sepan que existes!

4- Tus hijos se adaptan a tu agenda

Nunca puedes participar de las actividades de tus hijos, tienes una agenda muy complicada. Haz intentando adaptar tu agenda a tus hijos en lugar de que ellos se adapten a ella?

5- Nunca apartas tiempo para jugar

Los niños aman jugar, si no apartas tiempo para jugar con ellos “sus juegos” te pierdes de un momento importante de conectar con su mundo.

6- Crees que lo material cubre todo

No somos sólo proveedores de lo material, la cuenta emocional cobra más intereses que la material, invierte en momentos significativos en tus hijos.

7- Desconoces los intereses y motivaciones de tus hijos

Es muy poco probable que conozcas lo que mueve a tus hijos si no cumples con los 6 puntos anteriores, debemos conocerlos, saber de ellos, ser experto en nuestros hijos.

Nuestros hijos, familia y sociedad está sedienta de Padres Presentes, debemos comenzar a revertir esta cultura de padres workaholic y convertirnos en “PadresHolic”

¿Cómo puedes comenzar?

  • Lo primero es tener la meta de estar presente.
  • Planificar por adelantado en tu agenda las fechas y actividades de tus hijos.
  • Desarrollar el hábito de compartir diariamente con tus hijos.
  • Encuentra tiempo semanal para jugar – aun no sea divertido para ti, para ellos es lo máximo.
  • Conoce cada vez más a tus hijos – estudia sus intereses, motivaciones, amigos, programas de TV, juegos .
  • Por favor “Sorprende más y promete menos” y si prometes CUMPLE.

Comparte este mensaje con tus amigos y familiares…. ¡Necesitamos más MADRES PRESENTES!

Usted es la culpable…


Me reuso a pensar que los hombres son los culpables de las desgracias de las mujeres, “jamás ni nunca” dijo alguien por ahí. 

Usted es la culpable, usted que no se quiere lo suficiente, usted que no se respeta, usted que cree que sin un hombre no es nadie, usted que le permitió y le perdono.

Y no me venga con el cuento que fue la mamá que lo crió machista, porque le recuerdo que esa también es #mujer y es su hermana de género, quedamos en las mismas. No me venga a decir que se enamoró perdidamente y ahora no puede controlarlo porque eso es mentira, eso se lo metió usted en su cabeza.

Ahora vaya y haga la diferencia, cambie y sea mejor, dese su lugar, sea buena con las de su género que ellas son también sus hermanas.

Vaya y sea mejor madre, enseñele a su hijo a lavar sus calzoncillos igual que lo hace con su hija, no mira que ellos tambien tienen culo.

Vaya y quierase, sea responsable y respétese.

¿Qué día es hoy?


¿Qué se hace cuando el día no dice nada? Hoy estoy mecánicamente existiendo, que pasó con los áFile 2-9-16, 09 04 15nimos que hasta el perro está tranquilo, no tengo idea pero como el clima esta increíble me voy a poner mis mejores jeans – los mas cómodos – mis converse preferidos y lista para toda batalla. Pretendo vivir feliz y en paz conmigo y los míos aunque me juzguen. Pretendo ser fuerte, aun en los días nublados.

Por un momento pensé que me perdía, casi olvido que día es hoy, puede ser que no lo quería recordar pero el pronóstico del tiempo dice que hoy es un buen día para continuar.

Continuo, no me detengo.

Y nosotras qué?


¡Las mujeres somos increíbles! Somos capaces de tantas cosas, somos madres, somos hijas, hermanas, nietas, amigas, vecinas. Estamos en todas partes, en los colegios, los hospitales, en casa, en fin somos cada vez mejores.

Sigue leyendo