Más Madres Presentes…


Mas de una vez me pasó que  pasaba la semana y sin ver a mis hijos mas que en las mañanas antes de despacharlos para el colegio. No es fácil cuando se es madre soltera y no se tiene otra opción ¡hay que trabajar! y si es doble turno, mucho mejor! Pero mis hijos estaban literalmente abandonados. Fue entonces cuando deje a un lado mi vida social y decidí quedarme con las amistades que me buscaran y aceptaran mi nuevo estilo de vida.

No podemos olvidarnos de nuestras prioridades, nuestros hijos e hijas que están en casa esperando por nosotras.  Esto no quiere decir que vas a dejar de trabajar, solamente  que debes organizar mejor tus prioridades.

Encontré estos siete puntos de Kendrith Rodriguez – Coach Aliado en ViveSmart –  razones que indican que sos una Madre Ausente:

1 – Sales a trabajar y regresas y tus hijos están durmiendo

Debemos tener cuidado con esta parte, he escuchado casos de hijos que sienten mayor cercanía con su nana que con sus propios padres, ojo con esto – es un tema de trabajo o es un tema de prioridades?.

2 – Prometes y no cumples

Si algo he aprendido es que nuestros hijos no olvidan, tienen una memoria brillante para las cosas que prometemos, en la conferencia de padres presentes hago mucho énfasis en “Prometer menos y Sorprender más” .

3- Nadie te conoce en la escuela

Los maestros y compañeros de clases de tus hijos te conocen? Han visto tu cara? Es importante que apartemos tiempo para ir a la escuela, conocer los amigos, conocer los maestros…. Que sepan que existes!

4- Tus hijos se adaptan a tu agenda

Nunca puedes participar de las actividades de tus hijos, tienes una agenda muy complicada. Haz intentando adaptar tu agenda a tus hijos en lugar de que ellos se adapten a ella?

5- Nunca apartas tiempo para jugar

Los niños aman jugar, si no apartas tiempo para jugar con ellos “sus juegos” te pierdes de un momento importante de conectar con su mundo.

6- Crees que lo material cubre todo

No somos sólo proveedores de lo material, la cuenta emocional cobra más intereses que la material, invierte en momentos significativos en tus hijos.

7- Desconoces los intereses y motivaciones de tus hijos

Es muy poco probable que conozcas lo que mueve a tus hijos si no cumples con los 6 puntos anteriores, debemos conocerlos, saber de ellos, ser experto en nuestros hijos.

Nuestros hijos, familia y sociedad está sedienta de Padres Presentes, debemos comenzar a revertir esta cultura de padres workaholic y convertirnos en “PadresHolic”

¿Cómo puedes comenzar?

  • Lo primero es tener la meta de estar presente.
  • Planificar por adelantado en tu agenda las fechas y actividades de tus hijos.
  • Desarrollar el hábito de compartir diariamente con tus hijos.
  • Encuentra tiempo semanal para jugar – aun no sea divertido para ti, para ellos es lo máximo.
  • Conoce cada vez más a tus hijos – estudia sus intereses, motivaciones, amigos, programas de TV, juegos .
  • Por favor “Sorprende más y promete menos” y si prometes CUMPLE.

Comparte este mensaje con tus amigos y familiares…. ¡Necesitamos más MADRES PRESENTES!

Anuncios

Imaginación&Afecto


No quiero ser la mejor madre del mundo, sé que no lo soy y tampoco tengo idea como serlo. Sé que mis errores andan a mi lado y que me faltan muchos mas pero también sé que mis hijos están conscientes del cariño que les tengo. Sé que me buscan cuando me necesitan y saben que cuentan con su mamá. Nuestra mayor prioridad como familia es cada uno de nuestros sueños.

Encontré estos 10 puntos “imprescindibles” para la crianza de niños y niñas sanas y felices que me gustaron mucho y que aunque no me gustan las listas me convenció por el simple hecho de incluir a la IMAGINACIÓN en ella, pues desde mi punto de vista la combinación AFECTO-IMAGINACIÓN en la vida de un niño o una niña es primordial.

10 cosas imprescindibles para que los niños y niñas crezcan sanos y felices

  1. AFECTO. Los niños y niñas necesitan saber que les queremos. Ser conscientes de nuestro cariño y amor incondicional es imprescindible para su desarrollo y para su felicidad.
  2. ATENCIÓN. Prestar atención a lo que nos dicen y a lo que no nos dicen. Saber como son, que les preocupa, que les alegra es fundamental. Debemos atender sus necesidades y hacer que se sientan atendidos.
  3. ALEGRÍA. Las actitudes positivas son una forma de vida que se transmite. Los niños y niñas que crecen en un ambiente alegre, son más felices. La alegría proporciona el escenario ideal para su bienestar emocional.
  4. GUÍA. Los pequeños deben tener unas pautas para saber cuando hacen lo correcto. Nuestra labor es dejarles ser, dejarles que ellos se creen a sí mismos y construyan sus aprendizajes, pero proporcionándoles la guía y el ejemplo para seguir su camino.
  5. SEGURIDAD. La seguridad es importantísima para crecer sin miedos, para crecer libres y desarrollar una buena autoestima que será la base de su bienestar y de su felicidad.
  6. COHERENCIA Y CONSTANCIA. Los pequeños necesitan coherencia en las normas y constancia. Deben entender el sentido de las mismas y para ello estas han de tener sentido y permanecer.
  7. TIEMPO Y RESPETO. Los niños y niñas serán los protagonistas de su desarrollo, ellos mismos son los responsables. Cada uno necesita su tiempo para seguir su propio ritmo de desarrollo. Respetaremos sus tiempos y sus peculiaridades personales, ya que esto es lo que les hace especiales. Cada persona necesita su tiempo para llegar a ser.
  8. IMAGINACIÓN. La imaginación es fundamental para que los pequeños puedan ser niños y dar sentido a la realidad que les rodea. De esta forma desarrollan su creatividad y potencian sus aprendizajes y adquisiciones.
  9. JUEGO. El juego es la condición natural del niño/a. Dotar a los aprendizajes de valor lúdico y de juego, potencia sus adquisiciones. Debemos favorecer el juego ya que va a conformar el espacio ideal para su desarrollo óptimo.
  10. VALORES. Debemos proporcionar a los pequeños unos valores que guíen su conducta y actuación.

 

Por Cela Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

Vía educa y aprende

@educa_aprende

No estoy sola.


Nunca pensé que me iba a gustar la idea de trabajar desde casa, lo primero que se me pasó por la mente fue que el encierro me iba a volver loca, más loca. No me imaginaba combinar las tres cosas, ama de casa, mamá y oficina, simplemente no lo miraba todo junto en un día. ¡Yo solita haciendo todo! Una personita como yo, sencilla y sin mucha fuerza física. Pero bien, “se verán cosas dice la Biblia” y ahora pienso diferente.

Resulta que si tenia razón y en realidad yo sola no puedo hacerlo todo, siempre necesito ayuda, pero no tenía razón en pensar que estoy sola, porque no lo estoy. Tengo un equipo de trabajo en casa que solo necesita ser organizado y bien dirigido con mucho amor de mamá.

Supongo que como toda mamá me echaba todo la carga encima, y se me olvidaba que tengo una familia, una familia compuesta por mis hijos y yo, no solo por mi. Aprendí a involucrar a mis hijos en los quehaceres de la casa. Hoy somos una familia que trabaja en equipo, un equipo liderado por mi, una mamá en constante crecimiento.

Le demostré a mis hijos que si trabajamos en equipo, cada quien con responsabilidades de acuerdo a su edad, tendremos resultados que nos benefician a todos como personas y como grupo. Me convencí que no quiero ser una mamá mártir, quiero poder disfrutar de la maternidad y de mi vida fuera de ella. Soy una mamá joven con hijos grandes y no estoy dispuesta a sentir culpa por que mi hijo tuvo que poner su ropa sucia en su lugar, o porque mis hijas se prepararon su desayuno.

Quiero que termine el día y tener ganas de una partida de ajedrez con mi hijo. Quiero tener tiempo para llevar a mis hijas a su escuela y no tener que correr porque voy tarde para empezar a limpiar algo.

Tengo también la seguridad que el día que yo no este mis hijos podrán valerse por ellos mismos, dentro y fuera de casa.

Hasta la próxima,

 

El día que mis hijos dejaron de ser mios.


Cuando parimos y tenemos la oportunidad de criar a nuestros hijos se crea en nuestras cabecitas la loca idea de que estos hijos son nuestros.  Queremos que hagan lo que decimos, que tengan nuestras costumbres, que vivan la vida que nosotras pensamos que es la correcta, y nadie nos puede decir nada, una madre no se equivoca.

Pero me pasó un día, sin previo aviso, todo fue claro para mi, todo lo que pensé me pertenecía desapareció. Sin pensar en el caos en el que me iba a dejar, simplemente desapareció, ese sentimiento de pertenencia, se fue. Estas personitas que fueron creados con partes mías, dentro de mi, no son mías. No me pertenecen. Nunca me han pertenecido. Sigue leyendo

Y nosotras qué?


¡Las mujeres somos increíbles! Somos capaces de tantas cosas, somos madres, somos hijas, hermanas, nietas, amigas, vecinas. Estamos en todas partes, en los colegios, los hospitales, en casa, en fin somos cada vez mejores.

Sigue leyendo

Pasando a lo importante…


Pasando a lo que nos interesa, ¿alguien ha vivido bullying con sus hijos?

He leído de todo, pero la verdad que no es lo mismo leer sobre el tema  y analizar la lectura como mujer adulta que soy, a tener a tu hijo de 7 añitos  en brazos, llorando porque no quiere ir a clases por culpa de unos hermanitos que van en el mismo bus que él.

Logré que mi hijo manejara la situación, y hoy volvió contento de clases por que los niños no lograron molestarlo. Estos niños, 7 y 9 años, hermanitos, le dicen cosas cada que mi hijo esta conversando con otro niño en el bus. Leí todo lo que pude encontrar sobre “autoestima infantil” en la web y lo aplique lo mejor que pude. Sigue leyendo